CdREC -> http://visitweb.com/cdcopy
  














 
 

Las Crónicas de Marc

Real Zaragoza: 1 - FC Barcelona: 1 (11/05/2002)
Saviola .

Y por fin el último cerró la luz, los estadios quedaron en silencio y la música del gol, esa melodía que a todos nos entusiasma, se apagó de golpe con el último silbato cerrando así la temporada 2001-2002. Una Liga que para el Barça se podría resumir sin temor a equivocarme, en el resultado que conseguimos esta noche, o sea, el empate. Y es que empezamos el año buscando el empate, seguimos la evolución de la temporada empantando, y finalizamos la Liga de la misma manera. Han sido casi cuarenta partidos en los que el Barça demostró que lo único que tenía claro era ese resultado tan plano y a la vez gemelo. Dos números iguales, que al menos, y según el cuerpo técnico, nos garantizaba un punto.

Y es que esa fue la tónica de todo el año, el conformismo, el juego mediocre y la falta de ambición que como en las sustituciones de toda la temporada, esta noche quedó reflejado en el cambios de Kluivert por Gabri, avanzada ya la segunda parte. Y es que un Barça sin arrugarse, con traje de paseo, sin apenas tensión y con un ritmo de juego terriblemente somnoliento, acabó empatando a 1 gol, mostrando que esta dispuesto a hacer lo mínimo por buscar sus objetivos. Ya que pedirles más, es ya de por sí imposible. Necesitábamos un puntito, pues aqui tenéis un puntito. Es igual que suframos y tengamos el ojo puesto en lo que hace el Celta en el campo del Rayo, y es que si marcaban los gallegos, sólo en ese momento nos entrarían las prisas como siempre, y saldría a la luz el empuje y las ganas producto del desespero y del desorden. Y es que la desesperación nos regala, casi siempre, un ritmo más acelerado del partido. Y es que, ¿porque buscar la victoria?. Correr es de cobardes, según Rexach, pues así más vale pasearse y no gastar energías de forma inútil. Sí es cierto, Kluivert dispuso de alguna que otra ocasión, pero Saviola a pesar del gol no pudo entrar en juego. Rochemback, todo fortaleza demostró que a la hora de correr, no hay nadie que le pueda. Es incansable estorbando y presionando, y eso para recuperar balones, es bueno.

Por otra parte, Xavi apenas apareció, y el equipo se resintió ya que acusó falta de ritmo y velocidad. En fin, que me quedó con la sensación de que no se ha construido nada en dos años. De hecho Gaspart nos deja el solar con el que empezó su proyecto hace dos temporadas. Y es que no veo unos cimientos, ni ladrillos, ni estructura, y como no hay nada, pues eso me deja mucho más intranquilo. Sólo tenemos la losa de tres años sin títulos y eso nos lleva a empezar el año que viene son las famosas "urgéncias históricas", que la próxima temporada nos van apretar a todos, de forma casi irrespirable.

En definitiva, el Barça consiguió su objetivo, el mismo del año pasado, y el anterior, que no es otro que ser cuarto, y ahora se nos abre delante un futuro incierto, muy oscuro, en el que apenas veo la luz, y en el que la crispación y el ambiente cargado van a ser las notas presentes en un año, el próximo, que si se confirma el regreso de Van Gaal, puede ser extremadamente tenso. Aunque de momento se nos abren por delante al menos dos meses y medio sin fútbol del Barça sin contar el Mundial y la mini-gira por Thailandia, con lo cual ahora van a empezar los nuevos fichajes y las nuevas ilusiones. Lo malo es que los de arriba ya nos los conocemos, y esperar de ellos que nos transmitan comfianza, tranquilidad, proyecto y ilusión, es como apelar a un milagro.

Marc Pérez Fernández - socio 951 - Barcelona

Página principal