CdREC -> http://visitweb.com/cdcopy
  






 
 

Las Crónicas de Marc

FC Barcelona: 0 - R. Madrid: 2 (23/04/2002)
.

La historia tiende a repetirse. Al igual que ocurrió en la década de los '70, un mismo día de Sant Jordi y cuando Rexach vestía de corto, el Leeds eliminó al Barça en una semifinal de la Copa de Europa en el Nou Camp. Y hoy, al igual que antaño, el Barça cayó victima de la mala suerte, y porque no, también victima de la excasa calidad de algunos de sus jugadores. Faltó la fortuna, pero esa suerte que nos había sonreido hasta el día de hoy en las liguillas anteriores, hoy mostró toda su crueldad, ya que el destino nos había reservado con esos balones que Coco y Puyol nos salvarón de la eliminación contra el Galatasaray y el Panathinaikos, una puñalada como este día negro, que pasara a la ya dramatica y victimista história de este club. Es nuestro destino, con lo cual muy poca lógica hay que poner en el análisis.

Y mirad que el partido hasta el 0 a 1 fue un partidazo del Barça. El Madrid nunca existió, y lo que le faltó a los azulgrana, aparte de una buenisima dosis de suerte, fue un "9" matador que acabara esas jugadas que se perdian en la indefinición de Kluivert y Luis Enrique. ¿Saviola?. Pues nada se le puede achacar al pibito. Un partido en el que no hay espacios, en el que priman los balones altos y en el que sobresale la fuerza física, no es el escenario ideal para que Saviola brille con luz propia. Pero a pesar de todo esto, es justo destacar que el Barça luchó, lo intentó pero no le sirvió de nada. Perdonó tanto, pero tanto!!!, en la primera parte, que al final, y aunque suene a tópico, eso fue lo que nos acabó de "matar". Porque repito que el 0 a 1 rompió el partido y lo partió en dos. El momento no podía ser más significativo. Rochemback cae lesionado al corner de la portería del Madrid. El Barça juega con 10, Rochemback deja un agujerazo en su posición y Zidane, que con tal regalito solo tiene que entrar hasta la cocina y batir por alto a un Bonano, que poco o nada pudo hacer para salvar el gol madridista.

A partir de ahí y como es lógico el partido se decantó a favor del Madrid. Pudieron rematar como nosotros pudimos en la primera parte a base de terroríficos contragolpes, pero un regalazo de Gabri, al perder un balón casi en la frontal del área, propició la puntilla final y el billete de avión a Glasgow del Madrid. Y es que por más buen juego que hoy se haya hecho, de donde no hay más, pues no puede salir nada más. La plantilla del Barça es muy limitada. Y si a eso le sumas la falta de recambios y de hombres con capacidad de definición, pues practicamente estas "muerto". A pesar de eso, quiero destacar a Motta que estuvo brillante, Rochemback incisivo y voluntarioso, Overmars veloz y constante, pero al final, la falta de suerte y la nulidad de recursos del banquillo con jugadores sin esa dosis de peligrosidad que se le reclama que tenga un club como el Barça, acabarón por sentenciar el partido y la eliminatoria. Porque a estas alturas, muy pocos creen ya en milagros.

Por otra parte no puedo evitar irritarme al escuchar a Gaspart. Según él es mejor tener un equipo que juegue mal y que gane. Y yo pienso que es mejor tener un equipo que juegue bien, porque si lo haces a lo largo de una temporada, tarde o temprano acabas ganando. Porque se impone la lógica. Ya que si un equipo juega bien, acaba ganando los partidos. En fin, que tal vez lo bueno de hoy, y mirad que es triste decirlo, es que la derrota de hoy casi nos asegura el fichaje de Riquelme. Porque el vendedor de humo, nuestro Gaspart, tras tal puñalada merengue, unido a la pesima temporada, intentará como siempre ilusionar una afición que tardara muchos años en recuperarse, porque lo de esta noche va a escocer y mucho. Y es que tiene que haber cambios. Y muchos, porque si este club sin dinero, dicen, sigue con la plantilla actual, vamos directos al hoyo. Y os aviso, va a ser un calvario este final de temporada, porque como un pesimo estudiante, el Barça dejó para el final sus examenes, y como a lo largo del año no estudió, el desatre de caer de la cuarta plaza, sobrevuela el Camp Nou de forma terrorífica. Malos tiempos se nos avecinan amigos mios.

Marc Pérez Fernández - socio 951 - Barcelona

Página principal