CdREC -> http://visitweb.com/cdcopy
  












 
 

Las Crónicas de Marc

FC Barcelona: 3 - Panathinaikos: 1 (09/04/2002)
Luis Enrique (2) y Saviola .

Y tenía que ser de esta manera, de otra imposible. De hecho creo que hasta estaba escrito que este partido iba a superarse con drama, con desesperación y con tensión desbordada hasta extremos infinitos. Y es que de otra forma, este Barça, no sabe pasar una eliminatoria. Simpre tiene que hacer lo mismo, complicarse hasta lo imposible. Y es que así, teniéndonos en vilo en todo momento, lo único que se consigue es dejarnos a todos casi al borde del infarto. Y es que esta noche se a sufrido como nunca y hasta el último minuto. De hecho la tensión de la eliminatoria, nos mantuvo a todos, con el último suspiro literalmente en la boca. La verdad es que ignoro si hoy ganamos con la suerte de los campeones, pero los griegos en el último cuarto del partido, gozarón de infinidad de ocasiones, que si no entrarón, es porque alguien no quiso. Y es que parece escrito que este Barça, con épica y fortuna hasta puede hacer algo grande este año. Sólo hay que aprovisionarse de un buen surtido de calmantes, y rezar que el sufrimiento sea el mínimo. Pero esto con este Barça, será imposible.

Y es que esta noche, y como si fuera una película de supense, empezó con un Barça dormido, estremadamente temeroso y dudidativo. Necesitaba el desastre que no tardaría en llegar personificado en el gol griego, para así y con un 0 a 1 en contra, despertar de su letargo e iniciar una remontada como las de antaño. El resto lo puso Luis Enrique. Y es que con fuerza, garra y pundonor clavó dos dianas, que dejarón la eliminatoria en manos de una pasada genial de Xavi, como en San Mamés, para que un Saviola eléctrico y fulgurante se metiera hasta la cocina para clavar el 3 a 1 que nos ha dado el pase a las semifinales de la Champions League. Y es que esta noche con Kluivert, Rivaldo, Overmars y Saviola en el campo, el Barça dispuso de artillería suficiente como para acabar con 5 o 6 goles a favor. Pero incomprensiblemente y con una relajación propia del saberse con el deber cumplido, los jugadores se relajarón y descentrados tal vez por un final atípico, con Bonano semi-inconsciente por un choque fortuito, un amago de infarto en el banquillo rival por parte de un masajista y un faisán, creo, correteando por el cesped tras el gol de Saviola, los dejó fuera de un partido que los griegos supierón aprovechar forzados por su desesperación.

Pero tras salvar Puyol un balón que entraba y tras irse lamiendo el paló el gol que nos hubiera eliminado, este Barça se clasificó y dejó evidente que tal vez esta noche, tuvimos la suerte de los campeones. Ahora sólo queda esperar a mañana. La suerte decidirá nuestro rival. Lo único que me apena es saber que Xavi no podrá jugar el partido de ida. La tarjeta le comportó suspensión. Así pues, ¿quien moverá el Barça?. En fin, una cosa es segura, la semifinal va a ser durísima y vamos a sufrir como desesperados. Así pues a provisionarse como he dicho antes de calmantes, tilas y lo que haga falta, porque nos esperan partidos de emoción puesta al límite.

Marc Pérez Fernández - socio 951 - Barcelona

Página principal