CdREC -> http://visitweb.com/cdcopy
  














 
 

Las Crónicas de Marc

FC Barcelona: 1 - UD. Las Palmas: 1 (30/03/2002)
Luis Enrique .

La verdad es que a estas alturas ya no estoy ni irritado ni molesto, lo que estoy es sinceramente preocupado y ya casi indiferente por mi falta de conexión con la imagen que me transmite este club. De hecho ando ya mentalizado en que lo único a lo que puede aspirar este equipo es a luchar por los puestos de UEFA. Y es que esta noche el Barça, con poco que hubiera hecho, podría haber ganado de forma fácil y autoritaria. Y es que al menos que se hubieran transformado algunas de las multiples ocasiones que se dispusieron, este equipo sin apenas esfuerzo, podría haberse impuesto a Las Palmas. De hecho el equipo canario, consciente de sus limitaciones, planto cara en todo momento a un Barça que al final, se dejó empatar a base de mostrar a lo largo de todo el partido esa mediocridad, esa falta de tensión y esa carencia de instinto "asesino" del que llevamos hablando toda esta temporada. Y esto a estas alturas empieza a ser muy serio y preocupante. Y no lo digo por la Liga que ya se tiró a la basura hace ya bastantes jornadas, sino porque peligra seriamente no sólo los puestos para acceder a la Champions, sino los de la UEFA.

Y es que este Barça es tan cristalino que es el fiel reflejo de toda una situación denunciada de forma insistente desde hace meses. De hecho los 15.000 millones gastados a principios de esta temporada en proyectos y no en realidades, han convertido a este club en un conjunto de la mitad de la tabla dispuesto a formar a jugadores y proyectos intangibles y con los que tan sólo se puede llegar a soñar. Y esto cuando todos sabéis que este club para alcanzar títulos necesita jugadores contrastados y hechos. Acaso somos como el Celta, el Betis, el Alaves o el Bilbao????. Y es que toda esta situación nos deja a las puertas de un final de temporada, en el que vamos a entrar en una lucha fraticida con un montón de equipos, no con el presupesto del Barça, sino con posibilidades menores que no van a dudar ni un instante en arrebatarle al club azulgrana un puesto para las competiciones europeas. Y esto es lo más grave, porque nadie que tenga un mínimo de sentido común sueña a día de hoy con ganar la Liga. Y esa es la más triste de las realidades, comprobar que dentro de esa mediocridad, el Barça aspira tan sólo, tras haberse gastado una millonada, a alcanzar el 4 puesto o a luchar por la UEFA, o sea, igual o peor que el año pasado. Y eso que se suponía que en este se había tenido tiempo para fichar y preparar bien la temporada. Y es que de donde no hay nada, poco cosa se puede sacar.

Mirad, yo no tengo nada contra Rexach. Es más, no lo conozco personalmente y por lo tanto me merece como cualquier otra persona todos los respetos del mundo. De hecho es un culé más y quiere a este club porque lo lleva muy dentro y eso nunca va a ponerse en duda. Pero en mi modesta opinión me da la impresión que carece del carácter, la tensión y la ambición para trasmitir a un grupo humano de jugadores las agayas y la lucha necesaria como para mantenerles tensionados a lo largo de una competición tan larga como es una temporada de fútbol. Y es que la relajación y la falta de tensión se evidencian en la gran cantidad de ocasiones desperdiciadas en los que la suerte poco tienen que decir, y sí la falta de atención y lucha. Y es que los jugadores parecen dormidos y demasiado relajados.

Pero en fin, lo más patético si hay algo más, es escuchar como algunos directivos sacaban pecho tras la clasificación para cuartos de la Champions. Y es que es triste asumir que no sólo el equipo transmite poca tranquilidad sino que la directiva no nos infunde confianza con un discurso que me parece rayado y agotado de forma desesperante. Sí, ya se, se que es cierto que hay que creer, tener fe, pero a uno se le acaban los sueños cuando los resultados hacen que despierte a la más cruda de las realidades, y es que los números y las clasificaciones, ponen al final a cada uno en su sitio. Y es que llegar a decir estos últimos días que el gran error del Barça de este temporada fue fichar a Saviola es al menos desde mi modesto punto de vista, ridículo. Y es que algunos afirman que sin él, no se hubiera hablado de tridente y el Barça de Rexach habría jugado mucho mejor. Lo triste es que hay algunos que se creen afirmaciones como estas, y así estamos, sin nada.

En fin, perdimos y poco muy poca cosa se puede resaltar de un partido sin historia. Ahora sólo nos queda luchar por esa cuarta posición para la Champions o por clasificarnos para la UEFA, y soñar tan sólo soñar en hacer un papel digno en lo que nos queda de la edición de este año de la Champions League.

Marc Pérez Fernández - socio 951 - Barcelona

Página principal