CdREC -> http://visitweb.com/cdcopy
  














 
 

Las Crónicas de Marc

FC Barcelona: 1 - R. Madrid: 1 (16/03/2002)
Xavi .

Johan Cruyff, hace ya unos cuantos años, consiguió algo imposible en la história del Barça, aparte de ganar una Copa de Europa y 4 Ligas consecutivas le cambió la mentalidad a este club. Una institución que siempre y de forma histórica en los Barça-Madrid justificaba toda una temporada en un empate y una victoria lograda al eterno rival. Una vez desmontada esa filosofía de club con la marcha del holandés, y tras unas temporadas de transición, ese carácter de perdedor ha vuelto a aflorar en las tres últimas temporadas.

Y es que hoy el Barça empató. Consiguió su objetivo, o sea, mantener esa estadistica que como una losa, cada vez aterra más a un Madrid que si hoy no ha ganado y por goleada, va a tardar muchos años en hacerlo. Y es que la primera parte del Barça, ha sido simplemente el espejo de un equipo que es un desorden constante y un caos anárquico sin sistema alguno que le de criterio y lógica. De hecho a lo largo de ese primer tiempo un Barça fantasmagórico, se arroastró por el campo sin alma y sin carácter. Le entregó el balón a un Madrid que no se lo creía. Un equipo, el merengue, que tocaba y tocaba, que jugaba sorprendido ante las facilidades de unos jugadores que sin sangre ni tensión, regalaban espacios y apenas seguían las jugadas. Y es que la primera parte de hoy, fue el fiel reflejo de la impotencia de unos jugadores muy mediocres, desbordados por la presión de un club que se dirige al abismo y machacados por las dudas tácticas del supuesto estratega que tenemos sentado en el banquillo. Y es que el Madrid tras el gol de Zidane, gozó de muchas ocasiones y de manos de Raul sufrió la frustración de "matar" el partido en un gol que fue correctamente anulado por el arbitro.

Pero tras el descanso, la segunda parte, cambió el decorado del partido. Bueno para ser honrados, cambió en parte. Y es que y aunque la anárquia y las carencias tácticas mantuvieron un desorden evidente, el juego del Barça dejó paso al empuje y al corazón más que al criterio de un esquema definido. De hecho los jugadores del Barcelona, en ese segundo tiempo, sacaron la verguenza, la casta y la rabia que esconden en muchos partidos y que se refleja la fuerza de un jugador como Rochemback, creando con esa actitud varias ocasiones de gol aunque no excesivamente claras. También ayudó a ese cambio las apareciones de un Xavi inexistente a lo largo del primer tiempo, con destellos de clase y mucha voluntad. Fue el de Terrasa el que con nervio y tensión se puso el equipo a la espalda. Pero no nos engañemos, este Barça si no llega a ser por el regalazo de Cesar, el portero del Madrid, y con ese empuje y desesperación, habría perdido este partido. Porque para ganarlo hace falta fútbol, y hoy estos jugadores sólo nos enseñaron que estaban acojonados y que con el agua al cuello habían decido apretar a un Madrid, que teniendo a un mediocre Barça contra las cuerdas, cedió la pelota y el dominio del juego a los culés. Y es que yo, como vosotros, tengo ojos en la cara, y no quiero vivir engañado ante lo que es evidente, que de cara al futuro, este equipo no sólo necesita un cambio en el banquillo, sino una limpieza de medio vestuario, porque ahora lo ocupan medianias. Jugadores que no son dignos con una clase limitada y una actitud pesima para vestir los colores de este club.

En definitiva, que hoy dejimos adios definitivamente a la Liga, con un Madrid, Depor y Valencia que lucharan por el título, y un Barça que las va a pasar muy pero que muy canutas, para clasificarse para la Champions, ya que para ese puesto optan nada más y nada menos que Celta, Bilbao y Betis, sin tener en cuenta algun que otro club que sin duda se va a unir a la fiesta. En fin, quiero que sepáis que respeto muchísimo a los que siguen con fe y esperanza las evoluciones de este equipo, pero sin ser en aboluto arrogante porque Dios sabe que como culé me gustaría equivocarme al mostrarme tan pesimista y realista con el Barça actual, que vengo denunciando toda esta situación desde principios de temporada, y es que de donde no hay nada, pues no se acaba sacando nada. Seguid engañados algunos, porque este club, y como ya lo he dicho incansablemente en más de una ocasión, se va a pique. La confirmación a todo esto la tendremos el próximo martes en Estambul. Dios quiera que ganemos. Yo lo voy a desear y voy a sufrir con todos vosotros, porque mi deseo es ver al Barça en la final de Glasgow, pero ya no me queda fe para creer en milagros. Y desengañaos, eso, o sea un milagro es lo que necesita este Barça desectructurado y completamente desencajado.

Destacar como anécdota que el partido fue parado en dos ocasiones por las reivindicaciones de unos jovenes, primero del movimiento de antiglobalización y segundo independentistas vascos. Detalle que le costará alguna que otra sanción a un club, que hoy sólo le faltaban estos espontáneos para ensuciar aun más, su demacrada imágen

Marc Pérez Fernández - socio 951 - Barcelona

Página principal